Bizcocho de manzana5

¡Buenos días!

Me paso por aquí para traeros una de esas recetas que os anuncié ya hace unas semanas por Instagram y que fue todo un intento a ciegas de hacer un bizcocho de manzana que me encantó y ya he repetido varias veces.

Bizcocho de manzana3

Tengo que reconocer que no soy muy fan de las tartas de manzana, en general, su textura no me acaba de gustar, así que quería hacer una tarta de manzana, que más bien pareciera un bizcocho esponjoso.

La base para que este bizcocho tenga el sabor de la manzana, además de la manzana que le pondremos en el interior y encima, es una buena compota de manzana; la podéis comprar preparada, pero os recomiendo hacerla en casa para que sea mucho más saludable.

Preparar la compota es muy fácil, podéis hacerla de varias maneras, pero yo os recomiendo hacerla al vapor hasta que quede bien tierna y al chafarla quede como un puré; hecha así considero que es de las maneras que su sabor queda más intacto.

 

A continuación, os dejo los ingredientes que necesitaréis para preparar este bizcocho.

  • 80 gr de margarina vegetal
  • 80 gr de azúcar moreno o panela
  • 75 gr de compota de manzana
  • 1 manzana
  • 3 huevos camperos
  • 180 gr de harina sin gluten (El Gallo)
  • 6 gr de levadura Royal

Y, ahora os dejo con la elaboración.

Precalentamos el horno con calor arriba y abajo, sin ventilador, a 175º

Lo primero que haremos será batir los huevos hasta que tripliquen su volumen y reservar.

Tamizamos la harina y la levadura y reservamos.

Batimos la margarina, la compota de manzana y el azúcar hasta que queden bien integrados y añadimos los huevos con movimientos envolventes hasta que tener una masa homogénea.


Bizcocho de manzana6

Poco a poco vamos añadiendo la harina que hemos tamizado, con movimientos envolventes hasta que quede completamente integrada.

Pelamos la manzana y la cortamos a gajos finos.

Preparamos el molde para el horno, con spray desmoldante o un poco de margarina y harina.

Vertemos la mitad de la masa en el molde y ponemos una capa fina con la mitad de la manzana que hemos cortado. Vertemos el resto de masa y volvemos a poner una capa con el resto de la manzana y ponemos encima de la manzana un poco de azúcar moreno o panela para que caramelice un poco.

Llevamos el bizcocho al horno, tardará en hacerse unos 40 minutos más o menos; pasado el tiempo comprobamos que esté bien hecho y yo lo pongo 5 minutos más con el gratinador para que caramelice la capa de arriba.

Sacamos del horno, dejamos enfriar unos 10 minutos en el horno y luego desmoldamos y dejamos enfriar completamente sobre una rejilla y ya lo tendremos listo.

¡Espero que os haya gustado la receta y os animéis a probarla!

Bizcocho de manzana4

ensalada templada de mijo2

¡Buenos días!

Hoy me paso brevemente por aquí para dejaros la receta de esta ensalada templada de mijo vegana y deliciosa.

A continuación os dejo los ingredientes

  • Una taza de mijo Mimasa Ifigen
  • 1/2 taza de lentejas cocidas
  • Medio pimiento amarillo
  • 10 tomates cherry
  • 5 champiñones
  • Unas cuantas espinacas baby
  • Brotes de soja
  • Pasas sultanas
  • ½ pepino
  • Aceite de oliva virgen
  • Aceite de sésamo
  • Sal
  • Pimientón picante
  • Cayena


ensalada templada de mijo3

Y, ahora os dejo con la elaboración.

  1. Para preparar el mijo, ponemos 1 taza de mijo y 3 tazas de agua en una olla pequeña a hervir durante 20 minutos a fuego medio. Si se os queda sin agua le podéis ir añadiendo un poco más. Una vez listo lo reservamos
  2. Cortamos en pequeños trozos el pimiento y lo salteamos con unas gotitas de aceite de oliva y sal, solo un poco salteado y, reservamos
  3. Saltemos con unas gotas de aceite de oliva el mijo junto con las lentejas, los brotes de soja y las pasas sultanas y lo aderezamos todo con un poco de sal y pimentón picante y reservamos
  4. Lavamos y cortamos en láminas los champiñamos y los salteamos con unas gotas de aceite de oliva y sal y, reservamos
  5. Lavamos y cortamos los tomates cherry en cuadrados pequeños y reservamos
  6. Lavamos, pelamos y cortamos en láminas el pepino y reservamos
  7. Lavamos y secamos las espinacas y reservamos
  8. Ya sólo nos quedará montar el plato al gusto; yo siempre me esmero un poco con la presentación, pero es que considero que muchas veces comemos por la vista. Para aderezar las espinacas y el pepino un chorrito de aceite de sésamo y un poco de cayena y listo!

¡Espero que os haya gustado la receta y os animéis a probarla!

ensalada templada de mijo

¡Buenos días y felices fiestas a todos/as!

 

Ya estoy de nuevo por aquí y hoy quería haceros una recomendación muy especial.

Hace unos días os contaba por Instagram que había pasado una velada increíble en Green Vita y es que me invitaron junto a otras compañeras a probar la carta de otoño/invierno de la cadena.

Pero antes de explicaros más sobre la carta os quería hablar un poco sobre la cadena Green Vita, ya que acudió Dunia una de sus fundadoras y nos estuvo contando sobre cómo crearon Green Vita y de dónde vino un poco la idea. Sólo con escucharla hablar ya te quedabas prendada de su filosofía y de sus ideas, se nota que esta cadena de restaurantes es muy diferente a otras cadenas, ya que están encima de cada cambio, al día con las frutas y verduras de la temporada y todo lo hacen de corazón. De verdad, que conocer a Dunia fue de lo mejor de la velada, da gusto oír hablar a alguien así de su proyecto, hace que desde luego valores muchísimo más todo lo que vas a tomar.

Green Vita es una cadena de restauración que fue creada con el objetivo de ofrecer una alimentación saludable, con productos de proximidad  y cocinados de una saludable. El 80 % de los productos que utilizan son de proximidad y procedentes de la agricultura sostenible.

Respecto a la cocina, todo está hecho al momento al vapor, salteado, en la brasa de carbón vegetal o crudo, sin fritos, azucares, ni conservantes, ni colorantes artificiales.

Además la carta se adapta a los productos de temporada y tienen dos cartas cada año.

Sin duda, me parece un sitio muy recomendable. Pero para que os hagáis una idea de lo que os cuento, os dejo algunas fotos de lo que comimos y juzgáis vosotros mismos.

TARTAR DE SALMÓNIMG_1618

Quinoa real ecológica con remolacha, guacamole, brotes soja, salsa mostaza & mango, nachos

El tartar es uno de mis platos favoritos y este no me defraudó para nada, me encantó su combinación con la quinoa

 

 

 

IMG_1645TRÍO QUINOA REAL ECOLÓGICA & TOFU

Zanahoria, col, pimiento rojo, edamame, pasas, cacahuete, kale, asian soja, zumaque

Me encantó su sabor y combinación de sabores.

 

 

 

 

IMG_1628FINGERS DE BONIATO AL PARMESANO

Boniato asado, parmesano, hierbas provenzales

Un pica pica ideal, me encanta el boniato y queda riquísimo con el parmesano

 

 

 

 

BROCHETAS DE POLLO MEDIO ORIENTEIMG_1622

Pollo de corral a la brasa, hummus de garbanzo, salsa Medio Oriente

Me encantó la combinación del pollo con el hummus, además la salsa estaba deliciosa

 

 

 

 

 

HUEVOS A LA BRASA CON PATATAS & SETAS TRUFADASIMG_1626

Patatas asadas, cebolla asada, aceite de trufa

 

 

 

 

 

HUEVOS A LA BRASA CON QUESO FETA & ESPINACASIMG_1627

Puerro asado, verduras de temporada asadas

Ambas opciones son deliciosas, pero la de trufa me cautivó, además los huevos estaban justo en su punto

 

 

 

 

 

SALMÓN A LA BRASAIMG_1631

Arroz negro venere ecológico, verduras de temporada asadas, salsa de yogur estilo griego

Delicioso con la salsa de yogur y la base de arroz negro. Además el salmón era muy sabroso.

 

 

 

IMG_1634PULPO A LA BRASA

Verduras de temporada asadas, hummus clásico, aceite de ajo, pimentón de la Vera

Riquísimo y muy tierno

 

 

 

 

TERIYAKIIMG_1641

Muslo de pollo de corral a la brasa, arroz integral eco, edamame, zanahoria, puerro asado, salsa Teriyaki, sésamo

La salsa teriyaki estaba deliciosa, con el punto justo de dulzor y el pollo muy tierno.

 

 

 

Y llegó el momento de los postres, aquí si que no sabría con cuál quedarme, me gustaron todos y lo mejor es que son sin gluten.

En conclusion, es un sitio al que volveré sin duda y que os recomiendo muchísimo.

Por cierto, hasta final de año tienen abierto un sorteo en su Instagram en el que sortean dos menús degustación. Si os queréis animar os dejo el enlace aquí.

Fissler

¡Buenas tardes!

Cuanto tiempo sin pasar por aquí y la de recetas que tengo pendientes de iros compartiendo, pero la de hoy no podía dejarla pasar más, porque en casa nos encantó y es facilísima de hacer gracias a esta maravillosa olla.

Hace unas semanas pude acudir, gracias a Fissler a una Masterclass con Rafa, a quién sigo desde hace tiempo en Instagram y me encantan sus recetas. Si no lo conocíais, cosa que dudo, os animo a seguirlo su cuenta es @rafuel55

En la Masterclass nos hablaron sobre las ollas a presión en general y como deberían utilizarse y sobre la marca Fissler, una marca que tiene una gran trayectoria y que desarrolló su primera olla a presión hace ya 50 años y su diseño ha ido evolucionando hasta llegar a la nueva generación de Vitavit, que es la que podemos encontrar ahora en el mercado y con la que trabajamos en la Masterclass. La olla a presión es, probablemente, de lo más conocido de la marca, pero tienen una gran variedad de ollas y cazuelas, todas ellas de una calidad increíble.

Pero volviendo al tema de las ollas a presión, aprendí muchísimo sobre su utilización y me di cuenta que desconocía, totalmente, como se debe utilizar. Las ollas a presión solían ser una “herencia” que pasaba de padres a hijos, sin manual de instrucciones y, es que lo poco que nos decían es que había que esperar a que la válvula pitase y, entonces, comenzar a contar el tiempo de cocción y, pasado el tiempo, sacábamos toda la presión y listos. Y, que equivocados estábamos, que pite la válvula es un indicativo de que la olla no está funcionando correctamente, que tiene mucha presión y lo que hay que intentar es que la válvula no llegue a pitar y que la presión se mantenga más o menos a la mitad. Y, al acabar, habría que dejar que la presión salga, naturalmente, ya que si lo forzamos nosotros con la presión también sacamos parte del sabor concentrado, así que lo correcto sería apagar el fuego y esperar a que la presión salga sola.

Estos dos consejos marcan la diferencia en el resultado, os lo aseguro. Pero, obviamente, la olla no hace todo el trabajo y, si previamente, tenemos un buen sofrito, luego se nota muchísimo en el resultado. Asimismo, aunque la olla a presión nos reduce considerablemente el tiempo, no deberíamos cerrarla y olvidarnos, sino que hay que ir vigilando el estado de la presión con la válvula, para que como os decía, sea equilibrado.

Fissler2¿Os he descubierto algún truco? Espero que sí, yo la verdad que aprendí muchísimo y ahora que sé cómo sacarle todo el uso, aún le estoy dando más utilidad. Además esta olla me encanta, por su tamaño, ya que la mayoría suelen ser más grandes y para dos personas ésta es ideal.

Lo que también me ha gustado mucho es su cierre, encaja a la perfección y al tener el indicador con los colores, te aseguras que está cerrada correctamente. Además, se limpia muy fácilmente, si la dejas enfriar y luego le das un poco de agua templada, sale toda la suciedad perfectamente, sin frotar; y la ventosa de la tapa, se puede desmontar para poder limpiarlo todo con mayor facilidad.

Con todo lo que os he dicho, si no os he convencido para haceros con una de estas ollas, seguro que con esta receta os convenzo; así que no me enrollo más y os dejo con los ingredientes que necesitareis:

  • 750 gr de carne de ternera troceada sin nervios ni grasa
  • 1 cebolla
  • 2 zanahorias
  • 4 patatas
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Tomillo
  • Albahaca
  • 2 cucharadas de carne de ñora
  • Azáfran
  • ½ de vino tinto
  • ½ vaso de caldo de pollo
  • 1 hoja de laurel
  • Agua filtrada o caldo de verduras

Y, ahora os dejo con la elaboración.

Lo primero que haremos será cortar la cebolla en pequeños trozos y la pocharemos a fuego bajo en la olla, con un buen chorro de aceite de oliva, también la salaremos y bañaremos con un poco del caldo de pollo.

Mientras se pocha la cebolla aprovecharemos para pelar y cortar la zanahoria en pequeñas rodajas y las patatas a cuartos, más o menos. Las patatas nunca hay que cortarlas del todo, hay que chascarlas; para ello, introducimos el filo del cuchillo y acabamos de romper la patata con las manos. Para que veáis bien como se hace, grabé un vídeo de toda la preparación y os lo he dejado colgado en mi IGTV de Instagram. Cortando las patatas de esta manera, conseguiremos que las patatas suelen todo el almidón mientras se hace el guiso y así nos quedará más espeso.

Si, mientras pochamos la cebolla, se va quedando más seca le iremos añadiendo caldo de pollo, para que se nos quede bien pochada la cebolla.

Una vez pochada la cebolla, le añadiremos la zanahoria y la sofreiremos durante unos minutos. Cuando se haya sofrito un poco la zanahoria y ablandado, le añadiremos la carne de ñora y las dos hojas de laurel y sofreiremos 2 o tres minutos mal.

Salpimentaremos la carne y la añadiremos a la olla; subiremos el fuego para que se nos dore la carne, sin que llegue a hacerse por dentro, sólo queremos que se dore. Una vez la carne esté dorada, le añadiremos el vino tinto y esperaremos hasta que se evapore el alcohol y casi todo el líquido.

Una vez se haya evaporado el alcohol, le añadiremos las patatas, rectificaremos de sal y añadiremos un poco de tomillo, albahaca y azafrán.

Cubriremos la carne con agua templada o caldo de verduras, sólo hasta que cubra la carne, con cuidado de no llegar al máximo. Es importante que el agua o caldo que añadamos esté a una temperatura similar al contenido de la olla, para que no haya cambios bruscos de temperatura.

Cerraremos la olla, asegurándonos de que quede bien sellada y subiremos el fuego al máximo hasta que la presión esté más o menos a la mitad, momento en el que bajaremos el fuego al mínimo y dejaremos cocer durante 30 minutos.

Pasado ese tiempo, pararemos el fuego y esperaremos a que baje del todo la presión para abrir la olla y ya lo tendremos listo.

Si el estofado os queda muy caldoso, no tiréis el caldo que os quede, es ideal para hacer un arroz, os quedará delicioso.

¡Espero que os haya gustado la receta y os animéis a probarla!

Fissler3

Foodiegram, pancakes de boniato2

¡Buenos días!

 Estoy de nuevo por aquí, hoy con la última de las recetas que preparé en el Showcooking de Fira Apat y el centro de todo el desayuno.

Se trata de estas deliciosas Pancakes de Boniato con chocolate de calabaza y pistacho. La combinación queda deliciosa y otoñal como la que más, tenéis que probarlos.

Foodiegram, pancakes de boniato4Además lo mejor de este desayuno, es que te puedes dejar la masa de los pancakes preparada la noche de antes o, incluso los pancakes hechos y solo preparar el  chocolate y calentar los pancakes por la mañana; vamos que la excusa del poco tiempo ¡no vale!

Los pancakes los preparé con la receta que os compartía hace un año más o menos, que con la llegada del otoño, vuelvo a repetir porque se ha convertido en un imprescindible. La receta es ésta, únicamente, le añadí un poco de sirope de coco a la masa, pero es, totalmente, opcional.

Lo mejor es que son unos pancakes muy dulces, incluso sin el sirope y, quedan muy húmedos, cosa que a mi me encanta, porque lo peor de unos pancakes, en mi opinión, es que nos queden secos.

Aunque de esta receta, sin duda destacaría el chocolate y es que vaya descubrimiento hice el día que se me ocurrió la combinación…esta delicioso e, igual que con los pancakes, muy dulce sin pizca de azúcar ni edulcorante alguno, una maravilla vamos. Y, que conste que no es algo que diga yo para echarme flores, sino que los que lo probaron me dijeron lo mismo, que estaba delicioso.

A continuación, os dejo con los ingredientes que necesitareis, que ya veréis que son bien poquitos y la elaboración es un sencilla también.

  • 120 gr de chocolate negro para fundir
  • 35 gr de pistachos tostados, pelados y sin sal
  • 1 cucharada y media de puré de calabaza
  • 6 cucharadas de leche de avena o la que más os guste

Y, la elaboración no puede ser más sencilla.Foodiegram, pancakes de boniato7

Lo primero que tenemos que tener listo es el puré de calabaza, que será el mismo que os enseñaba ayer con la receta de Pumpkin Spice Latte, os dejo aquí el link.

Una vez hecho el puré, fundiremos al baño maría el chocolate; yo os recomiendo fundirlo al baño maría, para asegurarnos de que no se nos quema, que cuando lo hago al microondas, la mitad de veces me olvido de él y se me acaba quemando… Una vez fundido el chocolate, lo reservamos.

Ahora vamos con los pistachos, la cantidad de pistachos es pelados ya, yo suelo comprarlos a granel, ya pelados para evitarme el trabajo de pelarlos. Picamos los pistachos, yo lo hice con un vaso batidor hasta que se hicieron un polvillo, pero si tenéis una buena picadora o thermomix y conseguís hacerlos crema, mucho mejor; sino no os preocupéis, que queda rico igual, solo varía un poco la textura.

Una vez picados los pistachos, añadimos al vaso batidor el puré de calabaza, el chocolate fundido y la leche y batimos bien, hasta conseguir una crema homogénea; si la queréis más líquida, sólo tendréis que añadir un poco más de leche.

La crema si que os recomiendo hacerla al momento, porque sino se vuelve mucho más densa, pero si la quereis dejar preparada, os recomiendo ponerle menos leche y luego al recalentarla añadirle la leche, para que no quede tan densa.

Ya solo nos quedará montar nuestra torre de pancakes, en mi caso con mermelada de higos entre capa y capa y, echar la crema por encima… Un desayuno para morirse…

¡Espero que os haya gustado la receta y os animéis a probarla!

Foodiegram, pancakes de boniato9

Pumpkin spice latte 2

¡Buenos días!

Ya ando de nuevo por aquí, brevemente, para dejaros hoy la receta de este Pumpkin Spice Latte, otra de las recetas que preparé en el Showcooking del pasado lunes.

Si os gustan los café especiales, con sabores diferentes, seguro que os encantará este; además igual que con la mermelada de ayer, utilizaremos una verdura de temporada, como es la calabaza.

Este tipo de café es muy típico en Estados Unidos, sobre todo en esta época, al ser temporada y al acercarse Halloween, ya que aprovechan para hacer una infinidad de recetas con calabaza.

Pumpkin spice latte 5No he seguido ninguna receta para elaborar la mía, así que no busquéis parecidos, que si los hay serán pura casualidad; simplemente, intenté plasmar el sabor que recordaba que tenían con especias que me gustan a mi y, el resultado es delicioso.

Además, lo bueno es que al llevar calabaza, queda bien dulzón el café y no le hace falta ni azúcar ni endulzante alguno.

También comentaba el lunes, que se podría hacer una versión para niños, excluyendo el café y poniéndole un poco de cacao en polvo y, seguro que queda delicioso. Y, sobre la marcha, también se me ocurrió que quedaría delicioso con un té chai, que ya suele ser bastante especiado, así que combinaría seguro.

Desde luego si algo caracteriza a este café, además de la calabaza, eso son las especias y es que le dan un sabor muy característico que combinan genial con la calabaza y el café.

 

Pero, no me enrollo más y, os dejo con los ingredientes (para dos cafés):

  • 50 ml de café
  • 300 ml de leche (la que más os guste)
  • 1 cucharada y media de puré de calabaza
  • 1 cucharadita de canela
  • 1/cucharadita de cardamomo
  • 1 pizca de pimienta negra
  • 1 pizca de nuez moscada
  • Nata (opcional)

Y, ahora os dejo con la elaboración.Pumpkin spice latte 4

Lo primero que tenemos que tener listo es el puré de calabaza, que será la base para esta y la receta de la crema de chocolate que os enseñaré en breve.

Para prepararlo e ir rápido, yo suelo hacerlo al microondas en un recipiente de Lekué; simplemente, pelamos la calabaza y la cortamos en cubos y la introducimos en el recipiente, tapamos y programamos el microondas 7 minutos a máxima potencia, y ya lo tendremos listo! Más fácil imposible. También la podríamos preparar en una vaporera, aunque nos llevará un poco más de tiempo, sólo tendremos que esperar a que la calabaza se comience a “deshacer” un poco y la podamos chafar con un tenedor con facilidad. Otra opción sería hacer la calabaza al papillote, envuelta en papel de aluminio, en el horno; en este caso, igual que con la vaporera, hasta que nos quede bien tierna.

Lo que si no os recomiendo es hacerla hervida, porque pierde mucho el sabor y para estas recetas queremos que lo conserve intacto.

Una vez hecho el puré, prepararemos la leche de calabaza; para ello, simplemente, ponemos en un baso batidor o mini pimer el puré de calabaza y la leche y batimos bien durante unos 30 segundo. Yo, en  este caso, utilicé leche de vaca, pero podéis utilizar la que más os guste; con leche de coco queda delicioso.

Pumpkin spice latte 6Una vez bien batida la leche, la colamos bien; es importante colarla, porque la calabaza queda como a hilos y no es muy agradable notarla cuando la bebemos.

Ya lo tenemos casi listo, solo nos quedará llevar a ebullición la leche de calabaza con las especias, para que coja todo su sabor y listo!

Luego ya solo nos quedará montar nuestro café, en la base de la taza ponemos la mitad del café y rellenamos con la leche; lo mismo con el segundo café. Luego podéis decorarlo con un poco de nata montada y canela espolvoreada.

¡Espero que os haya gustado la receta y os animéis a probarla!

Pumpkin spice latte 3

 

Quick recipe – Mermelada de higos sin azúcar

Mermelada de higos4

¡Buenos días!

 Ya estoy de nuevo por aquí, hoy brevemente, aunque más adelante os haré un post largo explicándoos como fue todo ayer.

Por si no me habéis seguido por Instagram, ayer hice un showwcooking con final fotográfico en Fira Àpat y fue una experiencia increíble, me lo pasé genial y, espero que los asistentes igual de bien que yo, al menos.

En el showcooking preparamos un desayuno con todo el color y el sabor de otoño y enseñé varias recetas que os iré compartiendo en los próximos días y luego haré un post más largo explicando como fue la experiencia y explicando un poco la parte de fotografía.

Pero hoy vamos a dar inicio a este conjunto de recetas, con esta mermelada de higos que Mermelada de higos3veis en la foto, es probablemente, de las mermeladas más fáciles de hacer, no os va a llevar prácticamente tiempo y solo necesitáis dos ingredientes. Además lo mejor es que no lleva nada de azúcar, por lo que es muy saludable y nada empalagosa.

Sin más os dejo ya con la receta, espero que os guste.

A continuación os indico los ingredientesque necesitaréis:

  • 350 gr de higos (a ser posible bien maduros)
  • 1 cucharada de sirope de coco

Para endulzar, podéis utilizar también sirope de ágave o miel, pero os recomiendo muchísimo, que la probéis con sirope de coco, le da un toque delicioso a la mermelada y no hace que se pierda el sabor del higo, que es lo más rico. Yo el sirope que utilicé lo compré en los supermercados Veritas, pero también lo podéis encontrar en herboristerías o establecimientos de dietética.

Mermelada de higos5

Y ahora vamos con la elaboración.

Lo primero que haremos será preparar los higos, para ello, los lavamos bien y miramos de retirar los rabitos y un poco la piel, que suele ser la parte más ácida, así nos aseguramos de que la mermelada quede más dulce.

Cortamos los higos en trozos pequeños; no os preocupéis porque queden perfectos, porque luego se nos desharán.

En un cazo pequeño vertemos los higos cortados con la cucharada de sirope de coco y lo llevamos al fuego a una potencia bajita, para que se haga poco a poco. Con unos veinte minutos más o menos será suficiente, o hasta que veáis que tiene una textura gelatinosa de mermelada y que los trocitos que habíamos cortado se queden bien deshechos.

Si veis que la mermelada os queda muy líquida, le podríais añadir una cucharadita de semillas de chía, que es un gelificante natural que ayudará a que consigáis una textura más gelatinosa; yo en este caso, no la necesité.

Es importante, como os comentaba antes, que los higos sean maduros porque así la mermelada nos quedará mucho más dulzona y con un sabor más intenso.

¡Espero que os haya gustado la receta y os animéis a probarla! En los siguientes días os iré compartiendo las otras recetas.

Mermelada de higos2

 

Pancakes de coco y matcha

¡Buenos días!

Ya estoy de nuevo de vuelta por aquí después de un parón con las vacaciones.

Esta vez tenía claro con qué receta quería volver y es que estos pancakes de coco y matcha son una delicia, su textura es más esponjosa y menos húmeda de la habitual, pero están muy ricos y tienen un sabor muy diferente. Como topping, como no, mucho chocolate y unos frutos rojos que combinan bien con casi todo.

Pero, antes de pasar con la receta, quería contaros una noticia, que si me seguís en Instagram, ya sabréis y, es que voy a estar el próximo 8 de octubre en Fira Àpat con un showcooking. No sabéis la ilusión que me hace estar allí, espero no ponerme muy nerviosa en el momento. Prepararé un desayuno con frutos de temporada y con todo el color del otoño y después haré un making off de cómo prepararía una sesión para fotografiar el desayuno para colgar en Instagram, con algunos trucos.Foodiegram

De recetas, preparé unos pancakes de boniato con una crema de chocolate, calabaza y pistachos que está deliciosa, que acompañaré con una mermelada de higos y un pumpkin spice latte; un desayuno de con todos los sabores del otoño.

Os dejo aquí el link a la página de Fira Àpat para que podáis informaros de todo, por si os animáis a venir.

Y ahora sí que os dejo con la receta de estos pancakes de coco y matcha.

 

A continuación os indico los ingredientes que necesitaréis:  Pancakes de coco y matcha4

  • PARA LA MASA
  • 3 huevos
  • 40 gr de harina de coco
  • ¼ cucharadita de levadura
  • 20 ml de leche de coco
  • 1 cucharada de azúcar de coco
  • 1 cucharadita de té matcha

  • TOPPINGS
  • Chocolate negro
  • Frutos rojos

Y ahora vamos con la elaboración.

Para preparar la masa sólo tenemos que introducir todos los ingredientes en un vaso de Minipimer o picadora y batirlo bien hasta tener una masa homogénea y ya la tendremos lista.

Ponemos a calentar una sartén antiadherente a fuego medio, untamos la sartén con un poco de aceite y pondremos un cucharón de la masa de pancakes, sin extender mucho para que nos queden bien gorditas. Hay que hacerlas aproximadamente dos minutos por cada lado; yo suelo ir comprobando cuando se comienzan a despegar de la sartén y les doy la vuelta, entonces.Pancakes de coco y matcha3

Repetiremos hasta acabar toda la masa de pancakes. Si queréis que se mantengan calientes todas, podéis ir apilándolas para que no se enfríen.

Y ya sólo nos quedará fundir el chocolate, yo recomiendo al baño maría, para evitar que se nos queme y, dejarlo caer sobre los pancakes y acompañarlos de unos frutos rojos.

Y ¿sabéis que es lo mejor? os podéis dejar la masa preparada el día de antes y hacerlos por la mañana en un momento y si os sobran no los tiréis, los podéis guardar y recalentar en un momento, que aguantan perfectamente dos días.

¡Espero que os haya gustado la receta y os animéis a probarla!

Pancakes de coco y matcha7

Patatas chips

¡Buenos días de nuevo!

Poco a poco voy consiguiendo ponerme al día con las recetas que os tenía preparadas.

Una de las que más os gustó cuando la colgué fueron las patatas chips caseras, que en si no tienen mucho misterio pero que quedan riquísimas, además ya veréis que son muy fáciles de hacer y que harán la competencia a cualquiera que podáis encontrar en las tiendas.

Pero antes de explicaros la receta, os quería hablar del tipo de patata que utilizaría para este tipo de receta. Para las patatas chips, el tipo de patata que más me gusta utilizar son las patatas nuevas, ya que son de las que tienen el contenido en almidón más bajo, lo que hace que queden más crujientes; pero si no tenéis en casa de este tipo no hay problema, con algunos trucos que os voy a dar os pueden quedar igualmente, riquísimas.

Patatas chips4

La única pega que les pondría a estas patatas, es que, obviamen

te, al no llevar ningún tipo de conservante no aguantan crujientes como las que podéis encont

rar en las tiendas, pero eso no será un gran problema, ya que no os hará falta conservarlas por mucho tiempo, seguro.

Este será un acompañamiento ideal para cualquier plato o simplemente como pica pica,ya me diréis sino.

Con la receta de hoy, además, os traigo varias combinaciones para darles sabores diferentes a vuestras chips y, lo bueno es que podéis hacer vuestras propias combinaciones para crear nuevos sabores.

Ahora si, os dejo con la receta y comenzamos por los ingredientes:

CHIPS TRADICIONALES

  • 100 gr de patatas nuevasPatatas chips3
  • Aceite de Oliva Virgen Extra
  • 1 cucharada de sal

CHIPS “DE LA ABUELA”

  • 100 gr de patatas nuevas
  • Aceite de Oliva Virgen Extra
  • 4 cucharadas de caldo de pollo casero
  • 1 cucharada de hiervas provenzales
  • 2 cucharaditas de sal

CHIPS CON CHISPA

  • 100 gr de patatas nuevas
  • Aceite de Oliva Virgen Extra
  • 1 cucharadita de pimienta negra molida
  • 1 cucharadita de cayena en polvo

CHIPS ESPECIADAS

  • 100 gr de patatas nuevas
  • Aceite de Oliva Virgen Extra
  • 1 cucharadita de sal
  • ½ cucharadita de tomillo
  • ½ cucharadita de albahaca seca picada
  • ½ cucharadita de orégano
  • ½ cucharadita de pimienta blanca molida
  • ½ cucharadita de pimentón dulce
  • ½ cucharadita de pimentón picante

CHIPS TOMATERAS

  • 100 gr de patatas nuevas
  • Aceite de Oliva Virgen Extra
  • ½ cucharadita de orégano
  • 1 cucharadita de sal
  • 4 cucharadas de tomate frito casero

Y, ahora vamos con la elaboración.

Lo primero que haremos para todas las recetas es lavar y pelar las patatas. Después ayudándonos de una mandolina, corta fiambres o incluso con un pelador iremos cortando las patatas bien finas. Yo, normalmente, suelo tirar del pelador que siempre lo tengo a mano y consigo que las patatas queden muy finitas y luego quedan muy muy crujientes.

Una vez cortadas las patatas, las pondremos en un bol con agua para que suelten bien todo el almidón. Este paso es, especialmente, importante sobre todo si utilizáis una patata que no sea la nueva, ya que su contenido en almidón será más alto. Dejamos las patatas en el agua durante 10 minutos y luego las escurrimos bien.

Una vez escurridas, las pondremos en un bol con los ingredientes de la receta que hayáis escogido y mezclaremos para que queden bien impregnadas de la mezcla todas ellas. Una vez bien condimentadas las patatas con las especies o salsa escogidas, las dejaremos reposar durante por lo menos 30 minutos para que se impregnen bien con el condimento escogido.

Una vez pasados los 30 minutos, escurrimos bien las patatas del liquido que puedan tener y las reservamos.

Ponemos en una sartén profunda abundante aceite (si es AOVE mucho mejor) a calentar a fuego alto. Una vez caliente el aceite, iremos poniendo a freír las patatas poco a poco; es importante ir haciéndolas de pocas en pocas y moverlas bien para que no se nos peguen unas a otras y se frían uniformemente; si ponéis muchas juntas se os pegaran entre ellas y no os quedaran tan crujientes. Una vez ya las tengáis hechas, cuando veáis que comienzan a dorarse, las sacáis del aceite y las vais depositando encima de un poco de papel de cocina separadas para que absorba el exceso de aceite y, hecho esto, ya estarán listas para disfrutar.

Como veis, lleva un poquito de tiempo prepararlas, pero son muy fáciles de hacer y quedan riquísimas.

Espero que os haya gustado la receta y os animéis a prepararlas.

Patatas chips2

 

Helado de cheesecake con cobertura de chocolate blanco2

¡Buenas tardes!

Me está cundiendo agosto y ya estoy de nuevo por aquí.

Esta vez de manera breve para compartir con vosotros una receta que ya os enseñé por Instagram y que triunfó muchísimo y que son estos riquísimos mini magnums de cheesecake con frutos rojos y cobertura de chocolate blanco, una auténtica delicia que encantará a cualquiera que lo pruebe, os lo aseguro.

Este verano esta siendo un no parar de hacer helados con los moldes que compré de Silkomart, que son una pasada, se desmoldan genial y quedan perfectos los helados. Ya os compartiré por aquí alguna opción más de helados que seguro que os encantará.

Ahora os dejo con la receta

INGREDIENTES (para 6 mini magnums):

Para el relleno:

  • 180 gr de frutos rojos congelados (moras, arándanos y frambuesas)
  • 80 gr de queso crema
  • 1 cucharada de miel

Para la cobertura:

  • 250 gr de chocolate blanco
  • 4 cucharadas de aceite de coco
  • 5 pistachos picados
  • Coulis de cerezas

ELABORACIÓN:

  1. Trituramos los frutos rojos congelados con la miel y el queso crema hasta conseguir una textura cremosa y homogénea
  2. Rellenamos los moldes y llevamos al congelador durante al menos 3 horas para que se endurezcan bien
  3. Cuando los magnums estén casi a punto prepararnos la cobertura. Fundimos al baño María el chocolate junto con el aceite de coco hasta conseguir una textura líquida y homogénea y dejamos atemperar un poco el chocolate
  4. Cubrimos los magnums con el chocolate poco a poco, si queremos hacerlo muy rápido resbala el chocolate por el magnum y no se pega
  5. Ya solo nos quedará decorarlos, aunque es totalmente opcional. Yo le puse a unos pistachos picados, antes de que endureciera el chocolate y a otros, una vez se había endurecido el chocolate, los pinté con coulis de cerezas
  6. Una vez decorados, los introducimos de nuevo al congelador durante 30 minutos al menos para que endurezca bien el chocolate y ya los tendremos listos

¡Espero que os haya gustado la receta y os animéis a probarla!

Helado de cheesecake con cobertura de chocolate blanco